Noticias

Walter Manríquez y adaptación de la DOP a las nuevas demandas ciudadanas: “Es un costo que este Ministerio está dispuesto a pagar”

06/01/2023 13:00:00 Región del Biobío

Medioambiente, género, pueblos originarios y accesibilidad son parte de los temas que se han tomado la agenda durante los últimos años en el debate público. En ese contexto, la Dirección ha querido estar a la altura de los nuevos desafíos, aunque eso implique mayores costos y tiempos de tramitación. “Es un cambio de paradigma", dice Manríquez.

Walter Manríquez y adaptación de la DOP a las nuevas demandas ciudadanas: “Es un costo que este Ministerio está dispuesto a pagar”

La discusión política de los últimos años ha dado prioridad a temas que antes no formaban parte de la primera línea del debate social. Entre estos: medio ambiente, género, accesibilidad e inclusión.

Así, mientras el Estado se ha ido adaptando a las nuevas demandas ciudadanas, las cuales abogan por una mayor visibilización y urgencia sobre estos temas, la DOP no se queda atrás.

“Lo que sea razonable y económicamente factible tenemos que hacerlo, es parte de nuestro mandato”, asegura el analista de planificación Walter Manríquez, sentado desde su oficina en la dirección regional de Biobío, donde, después de 25 años de carrera en la Dirección, ha visto cómo esta ha adecuado su funcionamiento a los nuevos desafíos que la ciudadanía está poniendo, día a día, sobre la mesa.

Y, ¿Cómo la DOP se hace cargo de estos nuevos desafíos?

Estos temas nacieron dos o tres años antes que el Estallido Social y la pandemia. No aparecieron de la noche a la mañana. Muchos de estos temas que estaban instalados explotaron, como el tema de los humedales urbanos, y nosotros empezamos a tomar consciencia de lo que significaba, porque nuestra infraestructura está toda en el borde costero.

¿Cómo ha sido esa toma de consciencia?

Te encontraste de tener que cuidarte de los 50 mil metros cúbicos a cuidar cualquier cosa que hagas en cualquier lado. Es un cambio de paradigma. Tenemos que transformarnos en un país respetuoso del medio ambiente. De alguna forma, nosotros éramos cuidadosos con ese tipo de cosas, pero ahora de repente te encuentras con tener que hacer pertinencias ambientales y muchas de ellas van a salir negativas, pero no podemos correr el riesgo como Estado que de repente alguien opine que no lo hacemos.

¿Cómo ha impactado eso en el trabajo de la DOP?

Todo demora, por lo menos, seis meses más. No es que sean cosas malas o perjudiciales en sí, sino que son cosas a las que no estábamos acostumbrados. Como nosotros somos el Estado no podemos llegar y pasar por encima, tenemos que empezar a considerar procedencia indígena, y donde creemos que vamos a provocar algo, tenemos que llamar derechamente a una consulta 169, que es un procedimiento más o menos largo, de unos seis meses mínimo, y en el que hay que destinar hartos recursos.

¿Cuál es el valor agregado de tener estas consideraciones para las comunidades en las que se insertan las obras?

Si tú haces una obra que a la mitad de la población no le sirve o que le provoca cierta roncha, algo no estás haciendo bien. Esto, por ejemplo, como con los temas de accesibilidad, que hasta hace unos diez años no existían y ahora son un valor agregado. Estás dándole satisfacción a una parte de la población que igual es parte de la gente que nos paga, ellos son la razón para que nosotros hagamos las obras. Lo que sea razonable y económicamente factible tenemos que hacerlo, es parte de nuestro mandato. Con las mujeres, lo mismo.

¿Cómo funciona esta consideración en materias medioambientales?

Con respecto al medio ambiente, la tierra es una sola y vamos a tener que pagar más, mientras no sea irrazonable. Somos un país pobre, pero tenemos que ir empezando a tomar consciencia de algunos detalles. Duele, pero es un costo que este ministerio está dispuesto a pagar. Creo firmemente que llevan a una mejor calidad de vida, a un mejor aprovechamiento de la infraestructura y de los recursos naturales.

Imagino que este cambio de paradigma que menciona también implica anticiparse a estos desafíos.

Sí. Sea cual sea la política que tengas que implementar, si la prevés y la abordas a tiempo, es más barato que abordarlo cuando ya tienes la empresa con las máquinas ahí. Ese es el leit motiv de todas estas cosas. En el fondo, a la larga se transforma en un beneficio. En general, todas estas cosas, también contribuyen a que la obra se desarrolle bien.

Servicios MOP Programas y Planes Destacados
Ministerio de Obras Públicas, MOP - Morandé 59, Santiago de Chile - Mesa Central: (56+2) 2449 3000 - Atención Ciudadana: (56+2) 2449 4000